El tesoro árabe de Cabo de Gata en Almería

viernes, 20 de marzo de 2015

Arrecife de las Sirenas - Cabo de Gata (Almería)
La sensualidad y el misterio que los musulmanes dejaron en la tradición literaria peninsular son inigualables. Cuando los conquistadores cristianos entraron en contacto con el Islam, quedaron rápidamente prendados y comenzaron a surgir las más diversa historias, como la de este tesoro.

Dicen que poco antes de que la ciudad fuera tomada por las tropas cristianas, un sultán escondió en el Parque Natural de Cabo de Gata un magnífico tesoro con el fin de que no le fuera arrebatado y poder levantar de nuevo un ejército con él. Al parecer, el lugar escogido fue una cueva submarina cerca del promontorio de la Vela Blanca, donde una torre vigía controla cualquier movimiento de barcos que pudiera acercarse a la costa, pero nunca llegó a saberse, pues el sultán murió sin haber revelado el paradero de dicho tesoro.

Cuenta la leyena, además, que el tesoro estaba guardado por las sirenas del llamado Arrecife de las Sirenas, conocido así por la gran colonia de focas monje que un día habitó la zona y que según la misma leyenda eran los guardianes de ese tesoro del sultán y que no dudaban en atacar y matar a quién pretendiera acercarse a él.

El tesoro de Cabo de Gata en Almería sigue siendo un misterio hoy en día.


Algo mas de historia...

El propio parque natural que geográficamente es un volcán ya es en sí un tesoro con lugares llenos de historia como la playa de los Genoveses, que toma su nombre por haber estado fondeada una armada de más de 200 navíos genoveses para acabar con la piratería almeriense.

Según quienes poblaran el lugar fue recibiendo distintos nombres, así los fenicios lo conocían como el Promontorio Charidemo.

Posteriormente los griegos construyeron un templo dedicado a Afrodita, que según otra leyenda, la luz que lo iluminaba nunca se apagaba.

Los romanos le llamaron el Promontorio de Venus, por la asimilación de Afrodita a esta diosa.

Por último, en la Edad Media, se le llamó el Cabo de las Ágatas, por la abundancia de este mineral, y de ahí deriva su nombre actual: Cabo de Gata.

Un lugar por el que han pasado tantas culturas es natural que tenga sus leyendas forjadas por la tradición oral a la luz de los candiles y el calor de las chimeneas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Recientes

Últimas opiniones

Suscripción via Email